Roles de género y yoga 5 años después. Segunda carta a Seva Siri Kaur

Querida Seva Siri,

roles de género y yoga

Qué extraños tiempos para escribirte y a la vez cuán propicios. Quería darle una segunda vuelta a este tema, y como la primera vez fue una carta a ti, sentí que debía ser también una carta esta vez. Espero que tus hijos estén bien, que Sebas esté bien, y que quienes amas y tú estén saludables, que no estén luchando con dificultades económicas o, si están, que puedan diariamente encontrar calma, fluir y sentir el apoyo de lo divino. Extraño ir a verles, hacer sadhana, y, sobre todo, la comida deliciosa que es una de las más ricas que he probado hasta ahora.

Lo que me incitó a escribirte y a retomar el tema pasó hace poco. Una maestra de kundalini que admiro, durante su clase online, se burló del lenguaje incluyente neutro. Cinco años atrás, este tipo de lenguaje no estaba ni siquiera muy presente, las identidades no binaries existíamos, pero no se había logrado hacer más campo en el lenguaje como actualmente, sin decir que ahora se acepta, pero cada vez aparece más e incide más en los discursos académicos, activistas, en la cultura popular e incluso en discursos de gobierno, como pasó último en México.

Entonces mi maestra se burló del uso de la ‘e’ para hacer un adjetivo neutro en castellano y me puse triste, porque me duele cuando viene de alguien que no me esperaba.

Cuando hice la formación de kundalini, por la misma época que te escribí mi primera carta, hablé con todo mi grupo sobre el hecho de que muches de nosotres no nos identificamos con el género que los médicos y la sociedad nos impone al nacer y crecer. El yoga tiene muchas divisiones binarias. Hay meditaciones donde las mujeres tienen las manos así y asá y los hombres así y asá, o las mujeres dicen esto y los hombres cantan aquello, y en las filas de tantra blanco las mujeres se hacen a un lado y los hombres, a otro. Cuando el discurso de yoga dice ‘mujer’ y ‘hombre’, claro, dice género asignado al nacer. Entonces guías y compañeres asumen tu género por cómo te ves y lo que creen que es ser mujer y aparecer mujer y ser hombre y aparecer hombre. Así te corregirán tu postura de manos o te hablaran en femenino o en masculino según su presunción. Para muchas personas trans practicantes y/o profes de yoga, esta imposición es incómoda o a veces hasta dolorosa, porque nuestras comunidades espirituales significan mucho para nosotres, ya que muchas personas a lo mejor nos han ya rechazado y herido, familia, amigues, compas de trabajo, etc., por ser trans. Entra uno en el dilema de si corregir a la persona, pero luego arriesgar la posibilidad de ser violentades (a través de la burla, la ignorancia, la incomprensión) o rechazades o excuides. Entonces la paz y el centro se vuelven más difíciles de encontrar.

Lo cierto es que también hay personas que no nos sentimos parte del binario hombre/mujer. Como yo. Hace cinco años me identificaba como trans (sin decir transmasculino o transfemenino) y ahora le añado el no-binarie para insistir en el hecho de que no me identifico como hombre o mujer sino como todos, o ninguno, o unas veces uno y otras veces otro, como un infinito o una multiplicidad. ¿Entonces en qué fila de tantra me haré? ¿en qué temazcal me meto? ¿Cómo le hago al mudra? Creo que, si me conecto con lo divino que hay en mí, sabré siempre estas respuestas. El problema es que la gente alrededor no las acepte o respete. Que la profe se burle, que el chamán me saque de la maloca o que el instructor diga en voz alta que tengo mal la postura de las manos porque la mujer va con la palma derecha arriba.

Porque el yoga es amor, creo que esto compete al yoga.

Porque el yoga es unión, creo que esto compete al yoga.

Varias personas me han dicho, cuando les comparto lo que soy, que igual ellos no ven sexo ni género, sino que todos somos almas (pero igual siguen tratándome como mujer y no apoyan los derechos de la comunidad trans y no binarie). Mi temor es que esto no sea sabiduría espiritual. Porque si estas personas no quieren aceptar quien soy o siquiera considerarlo, la idea de “somos espíritu” puede ser utilizada para no nombrarnos y no vernos. Es verdad, somos espíritu, ¿entonces por qué no aceptar que, si digo que soy trans, soy trans? Toda enseñanza espiritual puede ser usada por el ego, y por eso habría que estar conscientes de ello. Las verdades del espíritu deben estar enraizadas y centradas para que tengan el peso de lo real.

Actualmente vivo en Estados Unidos y muches piensan que aquí la gente es más avanzada en ese tema, pero la verdad es que el primer estudio de yoga al que fui asumió mi género de inmediato y con mucha insistencia me quería meter al círculo de mujeres. También un amigue me contactó por Instagram porque no conoce a nadie más abiertamente trans no-binarie que sea profe de kundalini, y me contó que su cohorte de la formación no le comprendió tampoco. Al final del día, si es verdad que somos bien pocos quienes tenemos el privilegio de ser visibles como profes, como trans, como no binaries, aunque tal vez haya muches que no tienen la posibilidad de decirlo a pulmón lleno.

Cuando me pongo a pensar en la sabiduría del yoga que tan poderosamente ha transformado mi vida, pero que a la vez tiene una forma de ser muy binaria, pienso en que todas las enseñanzas son canalizadas del gran espíritu por personas limitadas, por seres humanos. Me imagino al espíritu en su verdad infinita que ni siquiera se puede poner en palabras o siquiera imaginar con mi pequeña mente humana y se me hace lógico que se transmita a través de lo que se conoce o de lo que se habla en un momento histórico. En mi opinión, no se trata de que, como a veces dice el yoga en general y el kundalini en especial, la energía femenina sea receptiva y pasiva (y, por ende, la mujer), mientras la energía masculina es activa y relativa a la acción (y por ende el hombre).  No es eso, es que, quien recibió esta información, esta sabiduría, tenía en su mente estos prejuicios y realizó el salto (de energía receptiva a mujer), no conocía más, y así se volvió ley. Hay energía de recepción y energía de dar, ya está, y a lo mejor hay otras más. Es natural, digo yo, que así haya sucedido, pero es nuestra responsabilidad andar siempre con una disposición a actualizarnos, a abrirnos, a estar sensibles y percibir cómo se pueden repensar estas cosas desde el amor. A lo mejor, en el futuro, personas trans y/o no binaries (y muchas otras denominaciones que no conozco aún) formaremos una masa crítica de tal forma que sea imposible no vernos, no oírnos.

Por algo se empieza.

Quería terminar con cosas lindas, porque no todo es dificultad, claro. Durante mi formación, tener estas conversaciones fue difícil para mí y para mis compas. Yo sentí miedo de recibir rechazo, y no siempre tuve compasión y no siempre pude detener mi forma de comunicar defensiva. Y muches también, con todo el derecho, se resistieron a ver perspectivas diferentes. Incluso recuerdo un momento tenso con Hargobind Singh cuando leyó una carta sobre su padre, y recuerdo despedirnos con ese hombre poderoso para siempre, él y yo, con algo extraño, algo no alineado en medio de nosotres. Pero también recuerdo amigas celebrando mi ser, entendiendo, escuchando, incluso transformando su forma de comunicarse. Recuerdo a mi maestra Isa Solana también compartiendo cosas de su vida y replanteándose cuando suponía la heterosexualidad en sus ejemplos para darle campo a otras formas de amar. Tanto fue que, en el 2017, después de hacer el camino de Santiago en España, fui al Festival de Yoga Es en Cataluña y di una charla sobre estos temas que Isa me propuso y mucha gente escuchó y se acercó después, y fue lindo. Ya aquí en Estados Unidos, he hecho yoga para personas de la comunidad LGBTIQ+ y así, vamos, con amorcito, paso a paso.

Eso era todo, amiga. Siempre en mi corazón tú y tu familia.

 

siri gurudev.

 


Una respuesta a “Roles de género y yoga 5 años después. Segunda carta a Seva Siri Kaur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s